Nuestro sistema de tratamiento de aguas se compone de los siguientes equipos:

 

FILTRO DUAL: 

Equipo para la filtración  turbiedad y lodos con suspensión hasta  30 micras compuesto por botella de fibra de vidrio en PRFV con sus respectivos distribuidores superior e inferior.

Con válvula automática de lavado en cabezal de 1” automática de  3 posiciones (servicio, lavado, enjuague) con programador electromecánico a tiempo.

 

DECLORADOR: 

Equipo para la eliminación del cloro compuesto por botella de fibra de vidrio en PRFV con sus respectivos distribuidores superior e inferior. Con válvula automática de lavado en cabezal de 1” automática de  3 posiciones (servido, lavado, enjuague) con programador electromecánico a tiempo.

 

DESCALCIFICADOR:

El proceso de descalcificación se realiza mediante resinas de intercambio  iónico, que retienen el calcio y Magnesio contenidos en el agua, eliminando el efecto incrustante que originan los depósitos  de cal  en conductos y maquinaria. Proponemos la instalación de un descalcificador TWIN. El sistema  TWIN, está formado por dos columnas de resina, un automatismo que controla el proceso de regeneración y un depósito de almacenamiento de la sal. El automatismo permite el funcionamiento alternativo del equipo, obteniendo agua descalcificada las 24  horas del día.

 

OSMOSIS INVERSA: 

El agua prefiltrada y acondicionada químicamente alimenta a la filtración de seguridad que tiene por objeto el retener las partículas que puedan fugar  de los filtros duales  o que se introducen con el producto químico, protegiendo las bombas de presión y las membranas de O.I. Esta micro filtración se llevaría a cabo  mediante el empleo de un filtro de cartuchos y provistos  de cartuchos  de fabricación estándar con grado de filtración de  5 u. Se realiza con dos cartuchos de  1” y 5 micras de 20” de longitud. A la salida de la filtración de seguridad el agua pretratada debe presentar un SDI igual ó inferior a  0,1 ppm. El agua  perfectamente acondicionada, llega al sistema de bombeo de alta presión, el cual la impulsa hacia las membranas de O.I. El agua a tratar tiene una presión osmótica natural de aproximadamente  1,2 Kg/ cm2. Esta presión natural, más la presión neta necesaria para la obtención de la producción calculada, que se denomina presión de operación, en nuestro caso y en las condiciones de diseño es de  7 Kg/cm2 y se obtiene mediante el empleo de electrobombas centrífugas verticales. Esta es una de las partes más importantes del equipo, ya que es el único elemento mecánico en movimiento permanente, el cual determina el mantenimiento del equipo y el coste del m3 de agua tratada en función de la energía eléctrica consumida. El sistema de bombeo propuesto está constituido por bombas centrífugas multietápicas de siposición vertical, construidas en acero inoxidable AISI-304.

 

SISTEMA DE MEMBRANAS DE OI: 

En las membranas de O.I. es donde se produce la desalinización del agua a tratar y representa la parte más importante del equipo, la cual hay que proteger y cuidar la máxima para obtener el rendimiento esperado de la instalación.

Las membranas se montan en el interior de recipientes a presión, dispuestas en serie.

El sistema consiste en membranas de baja presión de diámetro de  4” y 40” de longitud construidas en poliamida tipo TFC, para una producción nominal de  24 m3/ día y una  eliminación  de sales del  95%. Estas membranas están montadas en un contenedor construido en PRFV diseñados a una presión de  20 Kg/cm2, de  1 membrana  por unidad.

 El agua producida por cada membrana es en el colector central de cada contenedor de membranas, los cuales son conducidos a un colector general de permeado construido en PVC, en donde es controlado el caudal y la calidad producida, siendo conducido directamente a la acumulación final. El agua de rechazo de cada contenedor se recoge en un colector general y mediante una válvula de regulación se ajusta la recuperación del equipo por medición  del caudal en continuo del agua rechazada.

Todas las tuberías de alta presión están construidas en poliamida. 

 

EQUIPO DE LIMPIEZA DE MEMBRANAS: 

Todos los equipos de osmosis que disponen de un pretratamiento químico, se hace necesario efectuar un “flusing” o barrido de membranas.

 

INSTRUMENTACIÓN Y CONTROL: 

Incluye cuadro eléctrico de maniobra comandado por Microprocesador  que permite la programación a voluntad de todos los parámetros de funcionamiento, así como conexiones externas de niveles, alarmas, pretratamientos, etc. Se incluye un programa de mantenimiento y lavado de membranas el cual anula todos los sensores de control. La entrada de agua al equipo está controlada por una válvula automática de corte. Las bombas de presión están protegidas del funcionamiento en seco por mediación de un presostato ajustable. Dispone de válvulas de regulación de concentrado y recirculación  del tipo de aguja en  AISI-316 para lograr  una óptima eficiencia de operación y la calidad del agua que deseen. Los caudales agua producto, recirculación y rechazo son medidos en continuo mediante rotámetros en línea. Las presiones están controladas mediante dos manómetros en el prefiltro y dos manómetros  para la  alimentación y salida de membranas. El equipo dispone de origen de un sistema de “flusing” ( lavado de membrana)  automático, con tiempos de intervalo y de purga ajustables. Dispone de válvulas de toma de muestras en alimentación y permeado. Los niveles del equipo de lavado son del tipo red. El paro marcha del equipo es totalmente automático y comandado mediante un control de nivel que se colocará en el depósito de agua tratada. A cada paro del equipo se produce automáticamente un lavado o “Flushing”  de la  instalación. Este “flushing” es de vital importancia para  asegurar la duración de las membranas.

 

TOP